Have an account?

Todo o nada



Olivia Townsend jamás ha sido tan feliz. Aunque su relación con Cash puede parecer complicada e impredecible, y su reputación de «chico malo» es más que merecida, él cumple todas sus expectativas, especialmente cuando se trata de satisfacer sus deseos.
Cash Davenport todavía no entiende muy bien cómo ha cambiado tanto su vida en pocos meses y le cuesta aceptar que se ha enamorado de una sola mujer, pero Olivia es la única que ha sabido aceptarlo como realmente es.
Sin embargo, un terrible secreto del pasado invade la burbuja de felicidad que ambos disfrutan. Unos extraños desean recuperar algo que Cash tiene en su poder, y amenazan con arrebatar la vida de lo que él más valora.
Y aunque Olivia siempre ha sabido que mantener una relación con Cash es arriesgado y que tal vez podía llegar a arrepentirse en algún momento, esta nueva amenaza va mucho más allá de lo que había imaginado. Ahora no le quedará más remedio que poner su vida en sus manos... lo que resultará mucho más difícil que confiarle su corazón.


Advierto que esta reseña puede contener algún spoiler del primer libro. Así que si no has leído el primer tomo de esta trilogía, deja de leer esta reseña y busca el primer libro. También podéis participar en el sorteo que tenemos abierto y conseguirlo. 

La historia comienza justo donde el primer libro nos dejó, con Cash  y Olivia en una situación poco definible como pareja. Olivia está confundida y sus prejuicios contra los chicos malos se interponen en sus sentimientos, pero lo que realmente le trae de cabeza es saber cual es el autentico Cash. El empresario sexy y malo o el responsable abogado. Pero si hay algo de lo que Olivia no tiene dudas es de la atracción y lo sus cualidades en temas íntimos. 
Cash y Olivia, en este libro, tienen una relación divertida, cariñosa y a veces un poco pervertida y picantona, pero siempre con un toque de humor justo.

Pero si hay algo que realmente me gustó de este libro es la acción. Los disparos, las persecuciones, los secuestros, la mafia, las sorpresas inesperadas y la evolución de los personajes. Pero hay algo más: los personajes secundarios me tienen el alma en vilo. Me encanta el amigo de Cash (Gavin) y el otro personaje (no diré quién por si alguien no hizo caso al no seguir leyendo si no leyó todavía el primero, los que sí ya os imagináis de quien hablo). Me intriga ver qué se esconde y qué le deparará el siguiente libro. 

Disfruté mucho con este libro. Las sorpresas no son lo más importante, pero tiene otras cualidades que hacen que te atrape y termines de leerlo lo más rápido posible. Espero la última parte con muchas ganas e intriga por saber qué más nos depara esta historia, que en apariencia era una más y se convierte en algo completamente distinto y original.

Si te gustó el primero, te recomiendo el segundo. Es diferente y adictivo. Déjate embaucar por los personajes de esta autora y pasarás muy buenos momentos. 

0 Susurros:

Publicar un comentario en la entrada