Have an account?

Amor en Minúscula / Wabi Sabi






Amor en Minúscula
Samuel despierta la mañana del 1 de enero convencido de que nada nuevo le traerá el año recién estrenado... hasta que un extraño visitante irrumpe en su apartamento dispuesto a no abandonar su posición. Se trata de un joven gato callejero al que se ve obligado a adoptar. La aparición de Mishima va a ser el principio de la increíble transformación que está a punto de acontecer en el hermético mundo que ha construido a su alrededor. Una inteligente, divertida y tierna historia que conmoverá al lector y le desvelará pequeños secretos para una vida más plena.

Wabi Sabi

Cuando una relación sentimental termina, nada mejor que viajar a un mundo lejano para pasar página y reencontrar el propio rumbo. Tras recibir dos postales misteriosas de Kioto de un misterioso remitente, Samuel decide hacer las maletas y entregarse a la aventura. Mientras estudia el wabi-sabi en la antigua capital japonesa, la puerta del amor está a punto de abrirse allí donde menos se lo espera. "Allí las parejas nunca van de la mano ni muestran públicamente su afecto, aunque nosotros tampoco éramos ninguna pareja. Ni siquiera éramos amigos. ¿Qué éramos, pues? La intersección entre dos soledades distintas."


Amor en Minúscula
Año nuevo, un gato, propósitos y una serie de acontecimientos capaces de cambiar la vida de un personaje. Ello y la firma de Francesc Miralles hicieron que la novela me pareciera realmente interesante.

Antes de empezar a hablar sobre ella, comentar que la edición en castellano es algo difícil de encontrar. Los lectores en catalán, incluso en alemán, tendrán más facilidades para encontrar esta novela. Desconozco si está editada en digital.

En cuanto a la labor de edición, Vergara nos entrega un libro en tapa dura con solapas. Sus tripas son sencillas, pero funcionales. Lo que más me ha llamado la atención ha sido el grosor del papel: ¡Por fin un libro montado con un papel que no parece de fumar!

Amor en Minúscula inicia su recorrido en la noche de Año Nuevo. El inicio de ésta historia, al igual que otras tantas del autor, es sombrío y triste, pero no es algo estático. La vida de Sam, protagonista de esta historia, evoluciona a lo largo de las casi 240 páginas que dura la novela.
La pluma del autor se muestra brillante. El trabajo de edición del texto ha sido estudiado minuciosamente y, a lo largo de la novela, no nos encontramos con detalles que sobren. Todo forma parte de un mecanismo que funciona exacto, como el interior de un reloj.

La trama, además de adictiva, es capaz por si sola de despertar distintas emociones dentro de nosotros mismos. Desde el cariño que le coges a Mishima -el gato- o al propio Sam. También el resto de personajes muestran todo su encanto, dejándonos con un casting maravilloso de protagonistas y secundarios.
Trama y personajes son una parte inmejorable de una obra que brilla con luz propia. 


Sin duda, un libro que te enamorará de principio a fin. Si ya conoces al autor, seguramente ya te habré convencido. Si ese no es el caso, recomiendo que no te resistas al encanto de Amor en Minúscula. A mi parecer, junto a Ojalá Estuvieras Aquí, la mejor novela del autor barcelonés escrita hasta 2012.

Wabi Sabi
La acción de esta nueva novela inicia ocho años después del final de Amor en Minúscula. Puede leerse sin el primer tomo, pero yo creo que es interesante mantenerlo como “segunda parte”.

En esta nueva novela nos encontramos con viejos conocidos como Samuel, Titus, Gabriela, Meritxell o Mishima, el curioso felino que cambió la vida del protagonista.
Tal como ya encontramos en la primera parte, los personajes están muy bien dibujados y logramos hacerlos como nuestros. Es fácil identificarse con lo que ellos viven, con sus experiencias y con ellos mismos.

La acción arranca con el desenlace de una relación.
Tal como ocurrió en la primera parte, ese “algo” empuja al protagonista a vivir una nueva historia. 
Esta nueva novela tiene mucho de cultura japonesa. Eso es algo que podemos deducir con el título. Conoceremos Japón a través de los ojos de Samuel, así como a nuevos personajes y nuevas experiencias.

La pluma del autor sigue siendo brillante. A parte también encontramos una obra muy bien documentada, capaz de no dejar indiferente a nadie.
Por si alguien no creía en la posibilidad de una digna continuación de Amor en Minúscula, Francesc Miralles lo ha logrado con muy buena nota.

En definitiva, una novela que merece ser leída. Una historia donde los sentimientos se magnifican, el amor y el desamor cobran significado y donde descubriremos, tal vez, unas cuántas curiosidades.
Wabi Sabi complementa notablemente Amor en Minúscula. 

3 Susurros:

LauNeluc dijo...

A mi me llaman un montón estos libros, el autor me suele gustar siempre, así que esto deseando hacerme con ellos.

Rebeka dijo...

Qué voy a decir yo...ambos me encantaron!!

Pero qué libro de Francesc no me ha gustado?? <3 <3 <3

Bonita reseña!

Besitos

Maria Gardey dijo...

Yo tengo que hacerme con ambos *-*

Publicar un comentario en la entrada