Have an account?

And you? ¿Crees que sirve de algo escribir las tristezas?

Al inicio de la última adaptación de El Gran Gatsby nos encontramos con Nick Carraway, encarnado por Tobey Maguire, en una consulta. El terapeuta que lleva su caso le recomienda escribir sobre aquello que le afectó en su propia historia: Gatsby.

En nuestra vida nos encontramos con cientos de muros que creemos invencibles. Un desamor, el engaño, conflictos familiares, el acoso de compañeros de clase, la soledad, la falta de autoestima,... Todo adolescente siente, en algún momento de su existencia, una dolencia. 

En la literatura juvenil encontramos, una y otra vez, el reflejo de esos sentimientos. Los autores buscan crear personajes con los cuales los lectores se sientan identificados. Y eso, en realidad, es posiblemente lo que hace que una novela juvenil funcione: ese sentimiento de reflejo en las páginas del libro.

Pero... ¿Qué ocurriría si nos atreviéramos a escribir nuestra propia historia?
Por muchos es conocido que algunos autores que han pasado a la historia padecían miedos y fobias que se reflejaban en su escritura. De Charles Baudelaire nos cuentan que sufría complejo de Edipo, mientras Franz Kafka se inspiró en sus pesadillas para escribir La Metamorfosis. También los hubo adictos, como el alcohólico Charles Bukowski, o Hermann Hesse alegó que dedicó toda su vida en aprender sobre la espiritualidad. 
Todo ello, y lo de otros escritores, es algo que podemos comprender a través de sus obras.
Incluso Francesc Miralles, en alguna entrevista, ha admitido que los personajes de sus obras juveniles están inspirados en su propia adolescencia. También el propio autor me comentó sobre una novela no publicada que leyó acerca la anorexia, narrada por una chica que -suponemos- había vivido la experiencia.

Algunos terapeutas aconsejan a sus pacientes que escriban sobre aquello que les preocupa. En ocasiones que simplemente escriban. 
Relatos, poesía, ensayos o incluso una novela. La cuestión es vaciar del interior todas las dolencias y preocupaciones.

¿Crees que escribir ayuda a superar los traumas?

Nosotros creemos que sí. Escribir es un substitutivo del habla. Al teclear o trazar letras haces que ese sentimiento que corroe las entrañas salga al exterior, provocando la misma sensación que cuando alguien cuenta sus preocupaciones para sacárselas de dentro.

Cada persona deberá encontrar, pues, el qué escribir. A algunos les irá bien redactar un diario, a otro quizás le sirva componer un poema, los hay que incluso se inventen una novela. Tampoco no es estrictamente necesario plasmar lo que en realidad sucede en la cabeza, a veces se trata simplemente de plasmar la sensación en el papel. Podemos, si se da el caso, inventarnos una historia en tercera persona donde la protagonista se sienta triste por el motivo que nosotros lo estamos, o quizás que sienta simplemente tristeza aunque sus razones no sean exactamente las mismas. Con ello lograremos exteriorizar aquello que con la voz tanto nos duele. 

¿Y tú? ¿Te atreviste alguna vez a escribir tus tristezas? ¿Crees que escribir en momentos de depresión ayuda a la recuperación?
¿Te atreves a contarnos tus dolencias?

6 Susurros:

Lucía dijo...

No lo creo, lo sé. Escribir lo que sentimos es, en cierto modo, como deshacernos de una pesada carga. Quizá la plasmemos camuflada en una historia de fantasía o ataviada con versos. De cualquier forma es liberador.

Daniel Sánchez dijo...

Yo creo que sí, que sirve para desahogarnos y después sentirnos mejor :).

¡Un abrazo!

Veritas dijo...

Escribir es una terapia recomendada para aquellas personas con tendencias melancólicas, la mayor parte de ellos (que no todos) tienen a compadecerse de sí mismos porque analizan sus recuerdos en tercera persona. Se utiliza para hacer que la persona exprese sus sentimientos por otra vía que no sea verbal, en ocasiones es realmente necesario porque escribir les ayuda a dar forma a los problemas, definirlos y,con suerte, encontrar las raíces.

Por formación profesional y experiencia práctica (con pacientes, no personal) la escritura ayuda a delimitar el problema, pero no es una forma de superarlos. Si alguien siente que ha superado su problema al escribir es que lo único que necesitaba era desahogarse (otra cosa es la autopercepción, o la sugestión que eso sí que ya es la leche).

Algunos de los autores que mencionas son un claro ejemplo, escribieron sobre sus temores o tristezas, definieron sus problemas, pero no los superaron.

De la sensación de alivio a la superación de un trauma hay un gran trecho jejeje.

Me ha encantado el post, muy original.

Besotes.

Y perdón por el rollo :P

Chris J. Martin dijo...

Yo personalmente considero la escritura una terapia, y aunque siempre me haya costado admitirlo fue lo que me ayudó a mí, en su momento, a superar la muerte de un familiar sumamente cercano. No escribía sobre ello, pero el hecho de escribir sobre algo, sensaciones y emociones que colapsaban dentro de mí me hacia exteriorizar lo que las lágrimas o la voz rota no me dejaba. No lloré, solo me encerré en mi habitación y escribí, escribí hasta que estaba tan metida en la historia que me olvide de lo triste que era la mía, y cuando agoté mis fuerzas dormí, sin soñar ni pensar nada, estaba agotada. Así estuve meses. A día de hoy, solo he llorado palabras en el papel, no más. No solo se ha convertido en una terapia, como la de fumarse un cigarro (vicio) o ir al psicologo. Se ha convertido en algo más, en una rutina, una via de escape y otra forma de soñar despierta. Perdón por el testamento que acabo de soltar pero es un post muy inspirador, quizás hablé de esto mismo en mi blog con más profundidad algún día. ¡Gracias! Muy original. :D

Ana Nieto dijo...

Desde luego que ayuda. Cuando algo realmente malo me ha ocurrido, soy incapaz de escribir, pero si es melancolía, las palabras fluyen y fluyen. Creo que es cuando más escribo, y si es por la noche mucho mejor. Siempre digo que es terapéutico y es cierto, nos ayuda a limpiarnos por dentro, a analizarnos a nosotros mismos y nuestro entorno. Siempre me siento mejor, después de escribir, me hace realmente feliz, aunque solo sea para mí lo escrito.

Una entrada genial, adoro este tipo de temas. Besos gatunos ;)

Girl Pink dijo...

Yo creo que solo sirve para desahogarse,porque para otra cosa no sirven,porque no vas a solucionar nada,ni se van arregalr por que las contemos.
Besos ♥

Publicar un comentario