Have an account?

Entrevista a Anabel Botella


Tras presentar su primera novela, Ángeles Desterrados, regresa la autora en 2013 con dos novelas que la confirman como autora revelación del presente año: Ojos Azules en Kabul (Plataforma Neo) y Como Desees (Premio Ellas Juvenil Romántica). 
Hoy tenemos con nosotros a Anabel Botella. Muchas gracias por atreverte a atendernos.

Muchas gracias por invitarme a vuestro espacio. Es un placer poder estar aquí.

En un breve espacio de tiempo nos hemos encontrado con dos novedades bajo tu firma: Como Desees (Premio Ellas Juvenil Romántica) y Ojos Azules en Kabul. ¿Qué podrías contarnos acerca de tu segunda y tercera novela publicada?

Ojos azules en Kabul es una historia realista en la que desnudé una parte de mí, de la niña que fui, de la mujer que soy ahora. Yo quería contar la historia de una niña que aquí en España no llamara la atención, pero sí que lo hiciera en un sitio como Kabul. Como mujer no quiero ni debo callarme todas las injusticias que sufrimos cada día. Está claro que aquí en occidente no vivimos el horror con el que se enfrentan día a día millones de mujeres, pero sí que podemos alzar la voz para que todo esto vaya cambiando. Saira es una niña que aún no es muy consciente de todo lo que le rodea, aunque el lector sabe perfectamente qué está pasando. En Ojos azules en Kabul quería dar esperanza a una de esas niñas que están abocadas a ser infelices desde que nacen hasta que mueren. 
Ojos azules en Kabul es mi novela más personal y a la que más cariño le tengo. Es una historia que me ha aportado tantas satisfacciones que me siento orgullosa de haber podido afrontar el reto que me supuso escribirla. Es una novela con la que he llorado y he reído mucho. 

Como desees es una novela más fresca y con la que quise experimentar. Así que me lancé a la piscina y mezclé una trama romántica con una trama de género negro. El padre de Emma está casado con la madre de Niko, y ambos comparten una hermana a la que adoran. Emma va a pasar los dos meses de verano en la casa de su padre, un pueblo de la sierra de Valencia. Para ella no hay nada peor que pasar sus vacaciones con Niko, el hijo de la nueva esposa de madre, aunque lo que realmente teme decir en voz alta son los sentimientos que tiene hacia su “hermanastro”. Emma es una protagonista fuerte, valiente y analítica. Quiere ser criminóloga y le busca los tres pies al gato. En el lado opuesto está Niko, un chico que parece no tomarse nada en serio y que siempre tiene una frase de cine en la boca. De hecho, Como desees pertenece a una película de la que guardo un gran cariño. La novela está plagada de frases de cine, un pequeño homenaje que quise hacer al séptimo arte. 

También, en los últimos meses, has participado en diversos proyectos literarios como Historias del Dragón (Kelonia) o 20 Relatos del Fin del Mundo. ¿Qué tal fue la experiencia de participar en antologías de relatos?

Siempre que puedo intento apoyar este tipo de proyectos. Para Kelonia fue un microrrelato de 200 palabras, algo que no me supuso mucho esfuerzo por mi parte. Para 20 relatos del Fin del mundo tenía una historia que me gustaba mucho, así que la saqué del cajón y la reescribí para poder enviarla a esta antología. En ambas estoy encantada porque la edición ha quedado estupenda.

Tal vez, por la temática, tu novela más espinosa hasta la fecha ha sido Ojos Azules en Kabul. ¿Cómo fue el trabajo de documentación y demás para dicha novela? ¿Fue difícil contenerse ante las injusticias cometidas contra la mujer en ciertos países?

Sí, mi historia más cruda es sin duda Ojos azules en Kabul, desde luego. La idea surgió después de conocer los ganadores del premio Barco de Vapor del 2010, premio al que me presenté. Quería escribir una historia que fuera merecedora de Gran Angular. Pensé que esta historia sería buena para este premio, aunque nunca llegué a presentarla porque al final encontró su hueco en Neo Plataforma hace ya un año.
Fue difícil y no, porque no quería hacer una novela moralista, yo quería que fuera el lector quien opinara sobre lo que cuento, que fuera partícipe de la historia de Saira. A partir de mi planteamiento, me parecía mucho más interesante que fuera el lector quien sacara sus propias conclusiones y si decide, el algún momento, hacer algo al respecto.

A todo autor le gusta el reconocimiento. Supongo que conocerte como ganadora del Premio Ellas de Juvenil Romántica con Como Desees fue un justificado motivo para sonreír. ¿Cómo viviste el momento?

Lo viví con muchos nervios. No me lo creía y al final terminé llorando y riendo a la vez. En ningún momento pensé que fuera a ganar el concurso porque la novela tiene un gran componente de género negro. Esa misma mañana había estado hablando con un amigo del premio y estaba convencida de que ya habrían llamado al ganador. La sorpresa fue mayúscula cuando recibí la llamada de la editora. Creo que hasta que no se hizo oficial no terminé de creérmelo. 

A parte de la literatura, también sientes un gran amor por los teatros. ¿A qué se dedica actualmente Anabel Botella en cuanto a artes escénicas se refiere?

Soy actriz, y junto a mi pareja tengo una pequeña compañía de teatro. Nos dedicamos a dramatizar cuentos tradicionales. Me considero afortunada de poder arrancar sonrisas a los más pequeños. Además, estar encima de un escenario es maravilloso. Es una sensación única y adictiva.

Además de la literatura y el teatro, también te conocemos por tu faceta blogger con La Ventana de los Sueños. ¿Qué encontraremos dentro de tu espacio en la red?

En mi espacio encontrarás reseñas, noticias sobre concurso y novedades. Me gustaría actualizar más a menudo, pero tengo que priorizar entre mi trabajo, escribir y mi familia. Me encantaría que los días tuvieran más horas para hacer más cosas.

Los escritores son una raza que no conoce acerca de lo que los seres humanos llaman “vacaciones”. ¿Estás actualmente inmersa en algún nuevo proyecto?

Yo siempre estoy inmersa en un proyecto. Adoro escribir. Me volvería loca si no lo hiciera. Y las vacaciones, sobre todo en verano, las aprovecho para escribir. Con el calor soy más productiva. 
Ahora estoy escribiendo dos novelas, una infantil y otra juvenil romántica actual, que dejé aparcada cuando supe que había ganado el PEJR. De repente tuve que meterme con las correcciones de dos novelas y cumplir plazos. Fue una locura, aunque volvería a repetir.

¿Cómo ves el estado de salud de la literatura actualmente?

Yo creo que ahora, a pesar de la crisis, la literatura vive un buen momento. Ahora, además de la publicación más tradicional, hay muchas plataformas para dar a conocer tu obra. Esto me parece que es bueno para la literatura. Amazon e Internet están abriendo puertas a muchos autores, cosa que hace tiempo era impensable.

¿Qué libro estás leyendo actualmente? ¿Cuál fue la última obra de teatro que fuiste a ver? ¿Qué blog visitas día sí y día también?

Ahora estoy leyendo dos novelas, Tengo tu número y Nadie quiere saber.
La última obra que tuve el placer de ver, porque es muy buena, es la obra en la que sale mi pareja, Juanjo Grau. Sin duda es una comedia muy divertida, Apartamento en venta, es de lo mejor que he visto en meses.
La verdad es que no estoy pendiente de las estadísticas de mi blog.

¿Te atreverías a escribirnos un microrrelato con las palabras marcadas? (amor, Kabul, ángel, deseo)

Esto es pillarme a traición, pero ahí va mi propuesta:
Nada podría contener este amor que siento por mi ángel, ni siquiera viviendo en una ciudad como Kabul. El deseo de ser feliz junto a él es tan grande como el universo que me regala todos los días.

Como autora activa en la red, ¿Crees que las redes sociales ayudan o perjudican a los autores?

Está claro que el tener un blog te da visibilidad en la red, pero tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. También tienes que poner de tu parte para darte a conocer, porque si tú no apuestas por tu obra nadie lo hará. Por un parte los blogueros pueden dar a conocer tu obra con mucha facilidad. Por otra parte, si una novela no gusta te puede costar caro y las críticas negativas pueden acabar con un sueño. Tanto si las reseñas son buenas como si son malas yo no me angustiaría con ellas.

¿Qué consejo darías a aquellos que intentan hacerse un huequecito en el mundo editorial como escritores?

Les diría que no tengan prisa, que se tomen las cosas con calma, que lo importante es llegar. La constancia es fundamental para publicar. Sé lo que es esperar una llamada y no recibir ninguna respuesta. Si realmente quieres publicar ese momento llegará. Solo es cuestión de tiempo y esperar. Mi primera novela publicada tardó en llegar casi cinco años. También me he presentado a muchos premios: Minotauro, Darkiss, Everest, La Galera jóvenes lectores, Gran Angular o Barco de vapor. Esto es una carrera de fondo, y nunca llegarás a la meta si tiras la toalla a mitad de recorrido. 
También recomiendo leer mucho y permitirse equivocarse. Escribir y escribir sin miedo, aunque luego tengamos que corregir y pulir. Si un chico con 18 ó 19 años tira la toalla después de algún rechazo es que realmente no tiene muchas ganas de escribir. Lo de publicar ya vendrá. Con el tiempo aprendes de tus errores. Mi primera novela me enseñó algunas cosas, errores que he intentado no volver a repetir con la segunda ni la tercera obra.

Y con esto nos despedimos de Anabel Botella, no sin antes felicitarla por sus éxitos obtenidos y por los dos retoños que han visto la luz este 2013. Así mismo desearle mucha suerte con los que vendrán. Un fuerte abrazo.

Muchas gracias a vosotros por ofrecerme un espacio para que los lectores puedan conocerme algo más.

Devolvemos la conexión a los estudios centrales, desde donde esperan que hayan disfrutado de la charla con la autora revelación de 2013... ¡Hasta pronto!


3 Susurros:

Rebeka dijo...

Una gran entervista. ;-) Me ha gustado mucho!!

Un besazo!

Lesincele dijo...

A ver si leo algo de la autora que leí un relato suyo y me gustó.
Gracias por la entrevista!
Un beso!

Igone dijo...

Ojos azules en Kabul es una novela impresionante, a mi me encantó. De las mejores lecturas de este año, sin duda! Me ha gustado mucho tu entrevista! Un besito

Publicar un comentario