Have an account?

Martyrium






CUANDO LA PUREZA DE LO SAGRADO INSPIRA A LA MENTE CRIMINAL, EL ÉXTASIS Y LA PERVERSIDAD SE FUNDEN EN EL MARTIRIO.


Los caminos de Valentina Negro y Javier Sanjuán volverán a  cruzarse en la Ciudad Eterna.
Cuando la magistrada Rebeca de Palacios recibe un extraño correo enviado por un desconocido, todo su mundo se tambalea: su hija Marta, una joven estudiante de Arte Dramático, ha sido secuestrada en Roma, y Rebeca ha de declarar inocente al hombre al que dentro de poco va a juzgar, o Marta morirá.
La inspectora de la Policía Nacional Valentina Negro, amiga de la infancia de la magistrada, se ve obligada a ir a la Ciudad Eterna en una misión personal para liberar a Marta. Pero en Roma no sólo hay un secuestrador. También hay un asesino apodado «Il Mostro di Roma», que ha conmocionado la ciudad durante los helados carnavales.
Mientras Valentina está en Roma, el criminólogo Javier Sanjuán acude también a la ciudad invitado por Alessandro Marforio, el millonario hermano de una de las supuestas víctimas de «Il Mostro» para que le ayude a capturar al asesino de forma extraoficial. Sanjuán y Valentina se verán envueltos en una intriga endiablada en la que confluyen el Vaticano, el mundo de la política y los hombres y mujeres sin escrúpulos.




Era la primera novela que leía de Nieves Abarca y Vicente Garrido. He de admitir que le tenía muchas ganas.
Si te gustan las series policíacas, las historias sobre asesinos en serie y similares, este libro te conquistará sin lugar a dudas. Empecé sin saber muy bien que podría encontrarme, pero después de un prólogo realmente impactante, no tuve ninguna duda que Martyrium iba a ser una lectura muy adictiva.

La trama esta compuesta por varias líneas de historias, las cuales, tarde o temprano, se unen y forman una única aventura que no deja de sorprenderte, página a página. Lo que empieza como un juicio en A Coruña, termina convirtiéndose en una misión encubierta en Roma, intentando rescatar a la hija de una jueza coaccionada para declarar inocente a un hombre corrupto. Mientras, en la otra línea de la trama, Roma está sumida en una ola de asesinatos sin resolver. Estas dos líneas se unen en la misma ciudad, mezclándose para llevarnos hacia un final de infarto.

Una de las curiosidades de esta novela es la mezcla del arte con la representación real del arte en los asesinatos. O lo que es lo mismo: el asesino plasma las escenas de los asesinatos imitando cuadros o escenas de la historia católica, aunque más tarde evoluciona y cambia el tema religioso por algo más novedoso.

Los personajes están muy bien elaborados y lucen un corte realista. La jueza Rebeca Palacios es una mujer de éxito con una ética intachable. Por otro lado tenemos a Valentina Negro, una policía intrépida y muy profesional que teme enfrentarse a cualquier situación si eso resuelve el caso en el cual está trabajando. A ambas les une una amistad, que es la que lleva a Valentina a ayudar a Rebeca.
Después tenemos a Javier Sanjuán, que es un hombre que ha experimentado mucho en su labor de criminólogo. Es un personaje muy inteligente y la pieza esencial para la resolución del crimen. Éste llega a Roma gracias a Alessandro Marforio, el hermano de la primera víctima, un hombre que cree que con el dinero puede comprarlo todo.

Lo cierto es que el libro me ha encantado, aunque al principio me desconcertaba un poco por la gran cantidad de personajes que aparecen. Una vez los ubicas, todo es mucho más sencillo.
Me ha agradado el corte realista en el cual se desarrolla la historia. Creo que el perfil del asesino está muy bien ideado, incluso la ambientación me ha parecido exquisita. Es un libro capaz de sorprenderte a cada página y de atraparte en ellas sin darte cuenta hasta que lo has terminado. Aunque es una lástima descubrir que ha finalizado tan rápido.
Una lectura que recomiendo al cien por cien, ya que me ha conquistado. 


1 Susurros:

Cris Hocicos dijo...

No me llama para nada D:

un beso^^

Publicar un comentario en la entrada