Have an account?

Entrevista a Laia Soler


Tal vez 2013 sea su año. Tal vez Peter Pan sea su cuento. Tal vez sea la autora del momento (con permiso de muchas otras) debido al furor que ha levantado en la red. “Los Días que nos Separan” es el fruto del esfuerzo de una compañera blogger, periodista en proyecto y autora debutante en este mundo de fieras.
Hoy contamos con Laia Soler, una chica capaz de teletransportarnos a la Barcelona de 1914.
Bienvenida Laia, muchas gracias por aceptar a atendernos.

¡A vosotros!

Actualmente estás presentando tu debut literario. ¿Qué podemos encontrar en las páginas de Los Días que nos Separan?

Encontramos una historia sincera escrita con mucho cariño. Es la historia de Abril y Leo, pero también de Víctor y Marina: un cuarteto protagonista unido por los sueños de Abril. Desde el momento en el que choca con Leo en una biblioteca, empieza a soñar con Víctor Altarriba, un chico clavado a él. Víctor es un burgués de la Barcelona de 1914, al que Abril irá conociendo, noche tras noche, a través de los ojos de una joven obrera llamada Marina.
Supongo que podríamos decir que es una historia de amor (y sería verdad), pero no es únicamente eso. Habla de la familia, la amistad y del amor a uno mismo.

A diferencia de muchas otras novelas que actualmente están en el mercado, la tuya ha resultado ganadora de la primera edición de un certamen. Concretamente el I Premio Literario La Caixa / Plataforma. ¿Cómo surgió la idea de presentarse? ¿Cómo viviste el momento en el que te anunciaron ganadora?

Tenía la novela prácticamente terminada y apareció la oportunidad. No me lo pensé dos veces: presenté “Los días que nos separan” y otra novela que había escrito anteriormente. ¡Por intentar que no quede!
Viví el momento del anuncio con muchísima ilusión. Empecé a temblar y a llorar y a llamar a las personas con las que tengo más confianza. Aunque la verdad es que el momento que viví con más emoción fue cuando se hizo público, porque pude hablar con Francesc Miralles y Jordi Nadal. Además, la respuesta de la blogosfera fue genial, no esperaba para nada que la gente se ilusionara tantísimo. Fue un momento muy, muy especial para mí.

Una parte de tu novela está ambientada en la ciudad de Barcelona en el año 1914. ¿Qué de especial tiene la ciudad condal en esa época? ¿Por qué no cualquier otra ciudad en distinto año?

Vayamos por pasos. Al principio, yo quería situar la historia en Londres. Pero entonces me mudé a Barcelona por tema de estudios y descubrí que adoro la ciudad. Tiene mucha historia, muchos secretos y mucha magia, así que ¿por qué no aprovecharlo?
En cuanto al año, en realidad es sencillo: quería que en la novela tuviera mucha importancia Peter Pan y Wendy, así que necesitaba escribir sobre una época en la que ya se hubiera publicado el libro. En 1904 se estrenó la obra de teatro y el 1912, el libro. Dado que no encontré la fecha de publicación en España, decidí escoger un año posterior a 1912 y que los protagonistas conocieran la historia bien por vía oral o bien a través del libro en versión original. ¿Por qué 1914? Me parece un año interesante porque estalla la Primera Guerra Mundial, lo que supuso un respiro a la economía de España. No quería escribir sobre guerras o conflictos, así que la burbuja de paz del país me iba de perlas. Además, hay acontecimientos históricos importantes en la trama.

En los últimos días has estado realizando distintas presentaciones y firmas en Lleida, Barcelona o Madrid. ¿Nos puedes contar alguna anécdota de estos días?

Anécdotas… ¡Sí! Por partes:
En Barcelona: Estábamos tan tranquilamente Cris (Andvari) y yo presentando el libro y de repente, vimos que alguien se asomaba y desaparecía. Nos miramos. Nos quedamos calladas. Miramos la puerta. Nos volvimos a mirar, como queriendo decir algo. Entonces, la persona volvió a pasar haciendo gestos de ¡VIVA EL ROCK! y las dos nos echamos a reír. Era Melendi, flipando nivel “La Voz”. Nos quedamos como tontas balbuceando… -Ese… ¿ese no era Melendi? –Sí, ¿no? –Sí. –Qué fuerte. –Qué fuerte. Y a todo esto, la gente flipando sin entender lo que estaba pasando, porque claro, ¡estaban de espalda!
En Madrid, Bella (Soñadores de libros) e Iria (Pétalos de papel) se disfrazaron de Marina y Víctor. Me encantó ese detalle, fue divertido presentar y verlas ahí, tan bien disfrazadas, en primera fila. Además, ¡Iria me regaló una edición preciosa de Peter Pan!
Y en Lleida… Fue la presentación más emocional porque vino mucha gente que conocía. Sé que incluso algunos lloraron (y yo en algunos momentos, estuve a punto también).

A parte de escritora, también ejerces como administradora del blog Alas de Papel. ¿Cómo ves el estado de salud blogger actualmente? ¿Qué podrías contarnos acerca de tu blog?

Salud Blogger… Hay problemas, gente sin dos dedos de frente, gente que hace reseñas pírricas de un párrafo o que le dan un cinco de cinco a todos. A veces me indigna, pero intento no pensarlo porque acabo poniéndome de mal humor y eso tampoco es saludable, así que me limito a centrarme en lo mío.
En cuanto a Alas de papel… Intentamos hacer lo que nos gusta, hablar de literatura. Estamos Mike (Maik para los amigos) y yo y la verdad es que nos organizamos bien. Eso es importante cuando hay épocas complicadas como esta (tengo prácticas y clases y poco tiempo para dedicarle al blog). Personalmente, creo que hacemos buenas reseñas, siempre sinceras. Es de las cosas que más valoro en un blog y creo que nosotros lo cumplimos. 

Tu biografía nos descubre que actualmente estudias periodismo, un sector que vive una especie de transformación con la aparición de los medios online y las redes sociales. ¿Cómo ves el futuro de la profesión para la cual te estás preparando?

El periodismo se está intentando adaptar a la era digital, pero está siendo algo más complicado de lo que parecía. No está claro cuál es el modelo de futuro, así que vivimos una crisis dentro de la crisis global. Eso sí, que quede claro: las redes sociales pueden ser una plataforma de comunicación, pero eso de “periodismo ciudadano” es una grandísima estupidez. Las redes sociales no sustituirán jamás a los medios de comunicación, y mucho menos a los periodistas.
Así que el futuro lo veo incierto. Ahora mismo estoy de becaria en la sección de cultura de La Vanguardia y me encanta el trabajo que hago. Es complicado, pero espero poder dedicarme al periodismo cultural tarde o temprano.

¿Qué lectura te mantiene ocupada actualmente? ¿Cuál ha sido el mejor libro que has leído en éste último año?

Ahora mismo estoy leyendo “Ojos azules en Kabul”, de Anabel Botella.
En 2012 leí libros muy distintos y me cuesta elegir. Me quedaría con clásicos como “Sentido y sensibilidad” (Jane Austen) y “París era una fiesta” (Ernest Hemingway). En literatura juvenil, “Un beso en París” (Stephanie Perkins) y “Just Listen” (Sarah Dessen). Y en literatura adulta, “Cuando todo cambió”, de Donna Milner.
En 2013, “Bajo la misma estrella”, de John Green. Por ahora.

¿Cómo ves el estado de salud de la literatura nacional actualmente?

No sé qué decirte. Se publica mucho, pero todos sabemos que cantidad no es sinónimo de calidad. Después de la experiencia de este último Sant Jordi, tengo que decir que desgraciadamente la literatura de los escritores “mediáticos” (véase Albert Espinosa, por ejemplo) es la que gana la partida. ¿La calidad dónde queda? Ah, misterio.
Aunque se publica muy buena literatura, estoy segura, me habéis pillado en un momento un poco gris en este sentido.

¿Nos regalas un microrrelato con las siguientes palabras? (días, Nunca Jamás, tiempo, amor)

Y él preguntó: ¿dónde quedó ese tiempo en el que el amor no se contaba por días? ¿Detrás de qué horizonte quedaron los relojes rotos de Nunca Jamás?

Los escritores son una raza que no conoce de lo que los seres humanos llaman vacaciones. ¿Estás trabajando en un próximo trabajo literario? ¿Podrías contarnos algo acerca del mismo?

Estaba trabajando en él, pero ahora mismo está en stand-by, prácticamente. Estoy preparando una nueva novela que se está cociendo desde el verano pasado más o menos. Querría empezar a escribir, pero como no tengo tiempo, me limito a pensar en ella, apuntar nuevas ideas e ir perfeccionando la trama.
Os puedo decir poca cosa, porque como aún estoy preparándola puede que lo que tengo ahora en la cabeza no sea para nada lo que finalmente escriba. Lo que es seguro es que está protagonizado por una chica con el pelo lila que se marcha a Islandia durante el verano. Y una vez ahí… Ya veremos (y espero que lo veáis también vosotros).

Antes de despedirnos no sé si quieres comentar algo sobre lo que no te hayamos preguntado, mandar un saludo a los lectores, criticar al entrevistador,... ¡Éste es tu momento! Te damos vía libre...

¡Nunca sé qué decir en esta parte! Muchas gracias por esta entrevista y a los lectores que la estén leyendo. Si habéis leído mi historia: gracias. Y si no, ¡hacedlo ya! Os prometo emociones y mucha magia desde Nunca Jamás (si queréis polvo de hada tendréis que hablar con Campanilla, lo siento…).

Con esto nos despedimos de Laia Soler. Muchas gracias por dedicarnos un poquito de tu tiempo. Desde Almas de Viento te mandamos un fuerte abrazo y felicitamos por tu debut con Los Días que nos Separan.

3 Susurros:

La Estación De Las Letras ♥ dijo...

Gracias por la entrevista chicos, me ha encantado poder conocer un poquito más a Laia, la verdad que parece una chica encantadora. Espero poder leer pronto su novela, son muchas y muy buenas las criticas.

Besos :)

Lorena Luna dijo...

Genial la entrevista, muchas gracias!!! Me leído Los días que nos separan, y me gustó mucho!!

Besos gatunos ;)

Joan Llensa dijo...

Una gran entrevista y una gran Laia.
Muchas gracias, Gatitos.

Abrazos!!

Publicar un comentario en la entrada