Have an account?

Mi nombre es Ella






Ya conocéis la historia: el zapato de cristal, el Príncipe Encantador, felices para siempre... Bienvenidos a la realidad: aburridas clases de genealogía real, de costura, de cómo comportarse como «una señorita» y, lo peor de todo, un príncipe que es todo menos interesante y, desde luego, en absoluto encantador.

La futura princesa Ella trata de enfrentarse a su nuevo estatus real, pero se da cuenta de que no tiene madera de «majestad». Sin embargo, romper el compromiso no va a resultarle nada fácil, especialmente cuando empieza a sentir algo por otro chico... Si Ella quiere escapar de palacio, deberá utilizar todo su ingenio, determinación y coraje, además de renunciar a todo aquello que se espera de «una señorita»

 






Mi nombre es Ella es una de esas obras con una sinopsis capaz de seducirte, ¿quién no quiere conocer más detalles a partir de aquel baile con Cenicienta? Personalmente me pareció un libro interesante y consideré la posibilidad que me sorprendiera...
Sobre la portada he de admitir que me resulto muy agradable. Es simple, pero con esos toques plateados la hacen sofisticada y mágica a la vez.

El libro se desarrolla a partir de que el mencionado cuento nos dejara en el baile donde un príncipe se enamora de una plebeya y la convierte en una princesa, pero... ¿Todo es un espejismo? ¿En realidad en príncipe es tan perfecto como parece? 
La idea de continuar un cuento tan arraigado en la tradición me parece muy original y me fascinó la idea de degustarlo, aunque he de admitir que el libro en sí no fue capaz de lograrlo...

Ella, una chica trabajadora, ve como su rutina cambia de un día para otro. La protagonista hubiera tenido cualidades para ser una princesa si la autora no la hubiera desacreditado a lo largo de la primera parte, mostrándonos a una heroína llorica y quejica solamente consolada por los pensamientos a cerca de su príncipe azul.
Para darle un toque de realismo, la escritora enmarca la parte del hada madrina como un rumor y/o supersticiones del pueblo, detalle que fue de mi agrado ya que en el cuento esa parte tiene bastante importancia.

Hacia la parte final del libro por fin encontramos a la heroína que esperábamos y coge las riendas de la narración para seguir lo que realmente dicta su corazón... ¿Será el príncipe o volver a la libertad de ser una desconocida? Eso, si lo deseáis, deberéis descubrirlo vosotros... ¡Mis labios están sellados! 

En definitiva, es un libro corto y ágil, a pesar de no terminar de resultarme convincente aún teniendo una brillante idea. ¿Alguien lo ha leído en la sala? ¿Alguien quiere ser princesa?



1 Susurros:

Rebeka dijo...

Todas queremos ser princesas en nuestra propia casa. Algunas ya lo somos.
Me gusta la sinopsis, la idea de continuar el cuento. Pero no sé si me atreveré alguna vez ;-)

Un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada